La cadena de supervivencia ante emergencias de etiología traumática

Los traumatismos son la cuarta causa mundial de muerte entre la población, la mayoría por exanguinación .

Los traumatismos representan el 80% de las muertes de adolescentes y el 60% de las muertes durante la infancia.

Son el 50% de las causas de incapacidades permanentes en los menores de 35 años.

La mortalidad y la morbilidad provocadas por los traumatismos, pueden reducirse si se realizaran correctamente por los testigos presenciales cualificados, una serie de acciones secuenciadas que configuran la denominada Cadena de Supervivencia en Emergencias de Etiología Traumática (ver figura nº 4):



- El primer eslabón de la cadena representa el reconocimiento precoz por parte de los Socorristas de Emergencias del entorno de la víctima, de los signos y síntomas que ponen de manifiesto la existencia de hemorragias severas y/o lesiones craneoencefálicas y/o medulares, y la activación inmediata y competente del servicio de emergencias médicas, por parte del Centro de Coordinación de Emergencias 1-1-2.

- El segundo eslabón representa aplicar las técnicas que permitan la respiración eficaz de la víctima.

- El tercer eslabón representa aplicar los procedimientos que permitan ofrecer el mejor pronóstico a la víctima en el caso de lesión craneoencefálica y/o lesión medular.

- El cuarto y quinto eslabón representan aplicar los protocolos que permitan el control de las hemorragias externas y/o exteriorizadas, empleando los materiales que ofrecen los resultados más eficaces y eficientes.

- El sexto eslabón representa aplicar las técnicas y procedimientos que permitan el control de la coagulopatía precoz inducida por el trauma y ralentizar la evolución del proceso del shock hemorrágico.

- El séptimo eslabón de la cadena representa la evacuación rápida por parte de los servicios de emergencias médicas coordinados por el 1-1-2.

Para el funcionamiento adecuado de esta cadena de supervivencia en Emergencias de Etiología Traumática, es necesario que se impliquen en la misma todos los sectores de la sociedad. El conocimiento de las técnicas y los protocolos que permiten la gestión de los traumatismos severos, genera un beneficio indiscutible, al mejorar el pronóstico de supervivencia en cualquier caso de trauma potencialmente exanginante, siempre y cuando la cadena de supervivencia se inicien dentro de los primeros minutos después de producirse el suceso y se ponga en marcha el sistema integral de emergencias incluido dentro de la Cadena de Supervivencia específica del trauma.